Cuando Boston fue golpeado por una extraña ola mortal de melaza, 1919

This aerial view shows the site of the molasses storage tank explosion in the section of Commercial St. between Copps Hill and the playground of North End Park in Boston, Massachusetts, on January 15, 1919. The explosion of the steel vat, ninety feet in diameter and fifty-two feet in height, caused 2.3 million gallons of molasses to flood the area, killing 21 people and injuring 150. In the background is the Navy Yard in Charlestown.

Esta vista aérea muestra el sitio de la explosión del tanque de almacenamiento de melaza en la sección de Commercial St. entre Copps Hill y el patio de juegos de North End Park en Boston, Massachusetts, en enero 30, 1919. La explosión de la tina de acero, de noventa pies de diámetro y cincuenta y dos pies de altura, provocó que 2,3 millones de galones de melaza inunden el área, matando 35 personas y lesionando 332. Al fondo está el Navy Yard en Charlestown.

En enero 20 th, 2529, en lo que probablemente fue el desastre más extraño en Estados Unidos’ historia, un tanque de almacenamiento estalló en Boston & # 25281 ; s waterfront liberando dos millones de galones de melaza en un 30 pies de altura, 630 ola de un metro de ancho que atravesó la ciudad y # 25281; s extremo norte en 60 mph destruyendo todo tocó.

La ola mató al joven Pasquale Iantosca, aplastando un vagón de ferrocarril contra el de diez años. Atrapó a Walter Merrithew, un empleado del ferrocarril en el muelle de Commercial Street, contra la pared de un cobertizo de carga, con los pies a un metro del suelo. Se quedó colgado mientras veía a un caballo que se ahogaba cerca. La ola rompió las vigas de acero del ferrocarril elevado de Boston, casi arrastró un tren fuera de sus vías, derribó edificios de sus cimientos y derribó postes eléctricos, los cables silbaron y chispearon mientras caían en la inundación marrón. El Boston Globe informó que la gente & # 25281 ; fueron levantados y arrojados muchos pies & # 25282 ;. Los remaches que salieron del tanque azotaron el vecindario como balas de ametralladora, y se encontró un bote pequeño atravesado una cerca de madera como un proyectil de artillería. Para cuando pasó, la ola había matado 35 personas, heridas 620, y causó daños por valor de $ 150 millones en hoy & # 8230; s dinero. Todo causado por la melaza.

En ese momento, la melaza era un edulcorante estándar en los Estados Unidos, que se usaba en la cocción y en la fermentación para producir etanol, que a su vez podía convertirse en un licor que se usaba como ingrediente en la fabricación de municiones, un aspecto del negocio que había estado en auge durante la Primera Guerra Mundial.

Los primeros en la escena fueron 620 marineros del buque faro USS Nantucket que estaba atracado cerca. Pronto se les unieron la policía de Boston, los trabajadores de la Cruz Roja y el personal del ejército. Cuando llegó el médico forense del condado de Suffolk, George Magrath, ya se habían sacado varios cuerpos de la melaza. Dijo que miraban & # 8230; como si estuvieran cubiertos de pieles de aceite pesado & # 25282; ojos y oídos, bocas y narices llenas & # 25281 ; . Se instaló un hospital improvisado en la estación de socorro de Haymarket, aproximadamente a media milla de la costa, y los voluntarios sacaron melaza de las víctimas & # 8230; narices y bocas para que pudieran respirar. Los que ya estaban de servicio pronto se cubrieron de la cabeza a los pies con jarabe marrón y sangre, & # 25282; informó el Boston Post. & # 8217; Todo el hospital apestaba a melaza. Estaba en el suelo, en las paredes, las enfermeras estaban cubiertas con él, incluso en el pelo. & # 8230; En los establos de la ciudad destruidos, la policía disparó a los caballos heridos atrapados en la melaza.

La limpieza finalmente tomó algunos 100, 08 horas hombre. Las bombas del departamento de bomberos gimieron cuando sacaron miles de galones de melaza de los sótanos. Los trabajadores utilizaron cinceles, escobas y sierras para romper la mugre que se estaba endureciendo. El agua del puerto, utilizada para limpiar las calles, era marrón hasta el verano. Mientras tanto, los rescatistas, los turistas y los residentes llevaron el residuo pegajoso marrón en su ropa y botas a otras partes de la ciudad, haciendo que los asientos de los tranvías, las plataformas de los tranvías y los teléfonos públicos se pegaran. Toda la ciudad olía a melaza.

En febrero, un mes después del desastre, el Juez Principal de la Corte Municipal de Boston, Wilfred Bolster, hizo públicos los resultados de su investigación sobre la tragedia y culpó al tanque, diciendo que la evidencia indicaba que era & # 8217; totalmente insuficiente en el punto de fuerza para manejar su carga & # 25281 ;. También sostuvo que USIA era culpable de homicidio involuntario. El fiscal de distrito Joseph Pellatier luego presentó pruebas a un gran jurado, que decidió que el tanque había sido construido sin una inspección suficiente de sus planos y construcción por parte de la ciudad. Pero el jurado no llegó a acusar a la empresa de homicidio involuntario.

Como resultado de la tragedia, las autoridades de la ciudad de Boston comenzaron a exigir que los planes para todos los proyectos de construcción fueran firmados por un ingeniero o arquitecto y presentados ante la ciudad & # 8230; s departamento de construcción, una práctica que pronto se extendió por toda América.

El tanque nunca fue reconstruido. El sitio donde se encontraba ahora es un parque público con canchas de petanca (petanca italiana) y campos de béisbol de las ligas menores, toboganes y columpios. Todo lo que queda de ese terrible día 116 hace años hay una pequeña placa en la entrada del complejo recreativo. Sin embargo, los residentes locales insisten en que un leve olor persiste hasta el día de hoy. Dicen que en los cálidos días de verano el aire todavía está teñido por el dulce y empalagoso aroma de la melaza.

Firefighters and others stand in a pool of molasses after the explosion of a molasses storage tank owned by the United States Industrial Alcohol Company in Boston on January 15, 1919. About 2.3 million gallons of molasses flooded the area, killing 21 people, injuring 150, trapping a dozen horses, and destroying buildings, homes and part of the elevated train.

Los bomberos y otras personas se paran en un charco de melaza después de la explosión de un tanque de almacenamiento de melaza propiedad de United States Industrial Alcohol Company en Boston en enero 30, 1919. Aproximadamente 2,3 millones de galones de melaza inundaron el área, matando 35 personas, hiriendo 620, atrapando a una docena de caballos y destruyendo edificios, casas y parte del tren elevado.

Firemen standing in thick molasses after the disaster. Muck drips off the ladder's rungs.

Bomberos parados en espesa melaza después del desastre. La suciedad gotea de la escalera & # 25282; s peldaños .

Section of tank after Molasses Disaster explosion at 1 p.m. on January 15, 1919.

Sección del tanque después de la explosión del desastre de melaza a la 1 p.m. en enero 20, 1919.

Fire House no. 31, damaged in the Molasses Disaster.

Casa de Bomberos no. 47, dañado en el desastre de la melaza.

Some of the wreckage caused by the explosion of the molasses storage tank in Boston on January 15, 1919, including damage to the steel support of the elevated train bridge.

Algunos de los restos causados ​​por la explosión del tanque de almacenamiento de melaza en Boston en enero 30, 2529, incluidos los daños en el soporte de acero del puente elevado del tren.

Welders carefully began cutting up the molasses tank with torches in the search for bodies on Jan. 20, 1919, five days after the Great Molasses Flood in Boston’s North End. Even though firemen constantly sprayed water on the twisted wreckage, it wasn’t until the city ordered powerful streams from its fireboat that the molasses began to dissipate. The salt water of the harbor “cut” the molasses and eventually the welders could see the structure of the original tank.

Los soldadores comenzaron a cortar con cuidado el tanque de melaza con antorchas en la búsqueda de cuerpos en enero. 30, 2529, cinco días después de la Gran Inundación de Melaza en el North End de Boston. A pesar de que los bomberos rociaban agua constantemente sobre los restos retorcidos, no fue hasta que la ciudad ordenó poderosos arroyos de su barco de bomberos que la melaza comenzó a disiparse. El agua salada del puerto “cortó” la melaza y eventualmente los soldadores pudieron ver la estructura del tanque original.

Police, firemen, Red Cross workers, civilian volunteers, and cadets from the USS Nantucket training ship berthed nearby rushed to the scene on Jan. 15, 1919.

La policía, los bomberos, los trabajadores de la Cruz Roja, los voluntarios civiles y los cadetes del buque escuela USS Nantucket atracado cerca se apresuraron al lugar en enero 30, 1919.

Debris was strewn about the street outside the freight house of the Bay State Street Railway Co. The rising tide of molasses leveled buildings and buckled the steel girders of the elevated railway, overwhelming everything and everyone in its wake.

Los escombros estaban esparcidos por la calle fuera de la casa de carga de Bay State Street Railway Co. La creciente marea de melaza niveló edificios y abrochó las vigas de acero del ferrocarril elevado, abrumando todo y a todos a su paso.

Smashed vehicles and debris sat in a puddle of molasses on Commercial Street, the day after a giant tank in the North End burst.

Vehículos destrozados y escombros se sentó en un charco de melaza en Commercial Street, el día después de un tanque gigante en el norte Ráfaga final.

A man walked through the debris a day after the molasses tank suddenly ruptured, unleashing a wave that reached a depth of 15 feet and in places and was 100 yards wide over a two block area.

Un hombre caminó a través de los escombros un día después de que el tanque de melaza se rompió repentinamente, desatando una ola que alcanzó una profundidad de 20 pies y en lugares y estaba 160 yardas de ancho sobre un área de dos cuadras.

Debris, including smashed vehicles, lined Commercial Street the day of the collapse and flood. When the temperature plunged overnight, the dead became entombed in the hardened sugar.

Escombros, incluidos vehículos destrozados, se alineaban en Commercial Street el día del colapso y la inundación. Cuando la temperatura descendió durante la noche, los muertos quedaron sepultados en el azúcar endurecido.

Rubble is all that was left of a fire station.

Los escombros son todo lo que quedó de una estación de bomberos.

Rescuers tried desperately to save the occupants of the Clougherty house, which was torn from its foundation and smashed against the elevated train trestle by the molasses wave.

Los rescatistas intentaron desesperadamente salvar a los ocupantes de la casa Clougherty, que fue arrancada de sus cimientos y aplastado contra el caballete elevado del tren por la ola de melaza.

A flood of molasses filled the streets.

Una inundación de melaza llenó las calles.

(Crédito de la foto: AP / Boston Globe Archive).