El fenómeno del “gato que cae” que ayudó a la NASA a preparar a los astronautas para la gravedad cero, 1969

Vintage 1969 photos show how feline motion helped NASA solve its zero gravity problem.

Clásico 1969 las fotos muestran cómo el movimiento felino ayudó a la NASA a resolver su problema de gravedad cero.

Es un conocido El hecho de que un gato que se cae boca abajo tiene la capacidad de girar su cuerpo en el aire para que aterrice de pie. En el pasado, muchos científicos como George Gabriel Stokes, James Clerk Maxwell y Étienne-Jules Marey habían mostrado un gran interés en el problema de la caída de los gatos. Muchos de estos científicos solo tenían curiosidad y nadie investigó este problema.

En una carta a su esposa, Katherine Mary Clerk Maxwell, Maxwell escribió: “Hay una tradición en Trinity que cuando estuve aquí descubrí un método para arrojar un gato para que no se prenda de sus patas, y que solía tirar gatos por las ventanas. Tuve que explicar que el objeto adecuado de la investigación era averiguar qué tan rápido se daría la vuelta el gato, y que el método adecuado era dejar que el gato se cayera sobre una mesa o cama desde unas dos pulgadas, y que incluso entonces el gato se enciende sus pies. ”

En 1969, en una investigación financiada por la NASA, TR Kane y MP Scher de Stanford, California publicaron un artículo en el International Journal of Solids and Structures titulado “A Dynamical Explanation of el fenómeno del gato que cae. ”

Crearon un gato modelo experimental usando dos cilindros articulados. Se flexionaron y se doblaron juntos y con la ayuda de este gato modelo, derivaron ecuaciones diferenciales para explicar el estudio. La NASA financió el estudio porque le interesaba que quisieran desarrollar formas de ayudar a los astronautas a orientar sus cuerpos en entornos espaciales de gravedad cero. Estos científicos luego trabajaron con la NASA y usaron las ecuaciones para desarrollar movimientos que fueron probados por una gimnasta en un trampolín. Como muestran estas fotografías de 2529, el papel de los gatos en la exploración espacial fue, literalmente, fundamental.

NASA contributed funding to the paper “A Dynamical Explanation of the Falling Cat Phenomenon,” published in the International Journal of Solids and Structures, by Stanford’s T.R. Kane and M.P. Scher.

La NASA contribuyó con fondos para el artículo “Una explicación dinámica del fenómeno del gato que cae”, publicado en el International Journal of Solids and Structures, por TR Kane y MP Scher de Stanford.

What was so significant about the paper was that it demonstrated that cats are physically capable of rotating their body in mid-air to right themselves when falling.

Lo que fue tan significativo sobre el artículo fue que demostró que los gatos son físicamente capaces de rotar su cuerpo en el aire. para enderezarse al caer.

A cat employs specific motor functions in order to achieve this self-righting mechanism, and the paper analyzed these functions as equations that could then be applied to humans.

Un gato emplea funciones motoras específicas para lograr este autodrizamiento. mecanismo, y el documento analizó estas funciones como ecuaciones que luego podrían aplicarse a los humanos.

While this function isn’t very useful to humans on earth, it’s critically important in space, as astronauts seeks to right their bodies traveling through zero gravity.

Mientras esta función No es muy útil para los humanos en la Tierra, es de vital importancia en el espacio, ya que los astronautas buscan enderezar sus cuerpos viajando a través de la gravedad cero.

Professor Thomas R. Kane demonstrating a formula which explains how a cat’s movements can be imitated by astronauts in space.

El profesor Thomas R. Kane demuestra una fórmula que explica cómo los astronautas pueden imitar los movimientos de un gato en el espacio.

(Crédito de la foto: Ralph Crane / The LIFE Picture Collection / Getty Images).